Ese espacio debajo del escritorio o la comoda donde llegan a caer todas las cosas que no tienen un lugar: fotos, frases, ideas, martillos, basuritas, ideas, pedazos de canciones, facturas, quejas, paracetamol y detalles varios.
Un cajón revuelto, pero con su orden.